jueves, 23 de abril de 2015

Leyburn socks

Si cuando digo que me invade una ola de culoveoculoquierismo es por algo. Cuando Helen me enseñó los calcetines que estaba tejiendo para el swapetines, me volvió a dar. Y a lo grande.


Me puse a tejer unos Leyburn socks en seguida. Al principio los tejí siguiendo el patrón y las indicaciones de Helen, pero al pasar el talón del primer calcetín, me los probé y tiraban bastante como para resultar cómodos. Así que a deshacer (lo que menos me gusta dentro del mundo tejeril), y a buscar una solución, porque yo sin mis Leyburn no me quedo.


Adapté el patrón básico con el tejí mis primeros calcetines. Hice el punto de los Leyburn sólo en el frontal tanto de la caña como del pie. No tiran nada de nada.


Para la sesión de fotos, seguí los consejos de una experta calcetinera y las fotos son con los leggings puestos. "Destacarás los calcetines y disimularás las piernas blancas". Qué razón tienes, Albis! Sobre todo en los de disimular las piernas blancas.


Mirad que bonito queda este punto! A mí me encanta. Y mis terceros calcetines ya están casi casi montados, gracias al tejijuntas que organiza Helen. Si tenéis el gusanillo de iniciaros en los calcetines os lo recomiendo, Helen es una adicta a los calcetines y muy buena maestra (doy fe, muchas gracias por tus indicaciones, más majica eres!!).

Detalles técnicos sobre las agujas y la lana, en mi proyecto de Ravelry.

RUMSear que es jueves!

lunes, 20 de abril de 2015

Pantalón Tau

Otro pantalón Tau para el niño rompe-rodillas de esta casa.


Hecho de retales y restos. La parte gris son retales de este vestido, los piratas de esta camiseta (y otra que aún no os he enseñado) y la cinturilla reciclada de los pantalones rotos.


Como los retales grises no eran lo suficientemente largos, puse "rodilleras" también por detrás.


A ver cuánto dura entero!

jueves, 16 de abril de 2015

Vestido en compañía

Esta es la historia de un culo veo culo quiero de libro. Un día, curioseando por pinterest encontré esto, chulo ¿verdad? Pues más lo miraba y más pensaba que era "muy yo", que me quedaría genial, que un vestido así no me lo quitaría de encima...

Y voy y se lo enseño a Helen que pensó lo mismo que yo: que era "muy ella", que le quedaría genial, que un vestido así no se lo quitaría de encima... Pues entre las dos nos propusimos coserlo, adaptando un patrón ranglan que ya habíamos probado (sí, es otra adaptación de la sudadera Ifa).


Mangas cortas, corte bajo el pecho, bolsillos redondos, más largo... las adaptaciones saltan a la vista.


Mientras el sol no caliente lo suficiente, hay que ponérselo con leggings.


Mi madre dice que los bolsillos quedan muy bonitos, pero que no sirven para nada.


Y algo de razón no le falta, que las manos no me caben enteras!


Pero es muy cómodo y como ya he dicho "muy yo".


Creo que el toque perfecto del vestido es el cuello (que me podía haber quedado mucho mejor, pero no me quejo), en el pin no queda claro si es capucha o sólo cuello. Yo, como a las capuchas en los vestidos no les veo mucho sentido, le he hecho un cuello siguiendo este tutorial de Saiziland.

La tela gris es sudadera de verano comprada en tienda física de Mordor, la tela de contraste en bolsillos y cuello es la tela Yolanda comprada en alles-fuer-selbermacher y el puño rojo de La Pantigana.

Tenéis que ver ya el vestido estrellado de Helen. Me encanta su versión.

Con este vestido doy por finalizado el #marzoparalaRosa al menos este año. Voy a curiosear por RUMS, que seguro que encuentro alguna idea para el próximo #marzoparalaRosa.

sábado, 11 de abril de 2015

Falda de tul

¿Ya he dicho que a L. le gusta el rosa en todas sus versiones verdad? Pues aquí otra: falda de tul plumeti color salmón con forro de popelín también salmón.


Bien fácil de hacer. Un rectángulo de tul y otro de popelín cosidos por los bordes cortos y fruncidos con una goma como cinturilla.


Además el tul no se deshilacha, así que cortando bien recto no hace falta hacer nada en el bajo.


Le gusta tanto la falda que se la pondría a diario, de momento la hemos restringido a los fines de semana.


Aunque sirve para todo, hasta para saltar a la comba.


P.D.: Si tenéis niñas de 6 años o menos ya habréis descubierto la fascinación que tienen por las faldas de tul (bueno, no todas) pues nada, a comprar tul de todos los colores y en un ratito un montón de faldas

martes, 7 de abril de 2015

Mock denim

L. tiene la fea costumbre de crecer por partes, primero le crecen las piernas y luego el resto del cuerpo. Ya me lo ha hecho varias veces en su corta vida, la última hace apenas quince días. Se pone los pantalones y lo primero que dice: "Mamá, me quedan cortos". Los cuartos que se puso fue los que le quedaron bien.

Pues nada, como los primeros que le quedaron cortos fueron los del chándal, a hacer al menos un pantalón de chándal para ir a gimnasia.


El patrón elegido es el Mock Denim, modelo 31 de la Ottobre 4/2014.


Lo único un poco difícil es montar los bolsillos. Estuve un rato, con las telas cortadas en las manos, leyendo las explicaciones de la revista hasta entender como coserlos. Por lo demás, es una costura sencilla y rápida.


Esta vez cambie de talla y cosí la 122 de ancho y la 128 de largo. Así se ajusta bien a mi niña patilarga. Además, al ser de tiro bajo le da un extra de movilidad.


La tela rosa es velour comprado en una tienda física de Mordor, la estampada de los bolsillos y los bajos es la famosa tela Yolanda comprada en alles-fuer-selbermacher y la cinturilla es reciclada de los pantalones que se le quedaron pequeños.

jueves, 2 de abril de 2015

Mochila Daii

Hay quién dice por ahí que es capaz de distinguir a la mamá en un grupo de mujeres: la mamá es la que lleva la mochila. Oye, pues que tiene toda la razón ¿no os parece? entre el monedero, las gafas de sol y los pañuelos están la merienda, una botella de agua, un coche, una pinypon, las toallitas, unas galletas... hay días que hasta una piruleta chupada, y todo eso a mí no me cabe en esos bolsos tan monos que usaba antes.

Como estamos en el #marzoparalaRosa (bueno ya es abril, pero esta costura es de marzo) renové mi mochila gracias a la Srta. Pizpireta y su mochila Daii.


La loneta de mapamundi lleva ya tiempo en mi poder, pero que no le encontraba yo el proyecto adecuado.


La solapa algo más pequeña que en el patrón y no le puse bolsillo.


Llegar tarde a los CC tiene sus ventajas, vistas las mochilas Daii terminadas y leyendo las recomendaciones de costureras más hábiles que yo, decidí ponerle un botón de cierre para que no se abra mucho cuando la lleve llena.

Loneta de Ribes y Casals, vaquero de tienda física de Mordor y botón del bote de botones. Que no se os olvide pasar por RUMS, a ver si hay alguna mochila más.

P.D.: Aún queda algo del #marzoparalaRosa y encima en compañía ;)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...